Pan de Castañas

Pan de otoño

Encaramos el próximo otoño con un pan de fiesta un poco dulce, que recupera como ingrediente de proximidad a la humilde castaña.

En nuestra región, son productos típicos del otoño las setas y las castañas, una fruta, ésta última, que alimenta a la gente del bosque desde hace miles de años. En nuestra zona, sin embargo, aun siendo muy habitual comer castañas, tostadas, hervidas o crudas, y de que tenemos en la vigilia de Todos los Santos la fiesta de la «castañada» en la que se comen castañas y panellets (hechos los clásicos, de mazapán, huevo y piñones), no es comun el pan de castaña, que sí que podemos encontrar en algunas regiones cercanas a Francia.

Producto de proximidad
En el pueblo donde yo vivo, que està junto al Montseny, concretamente en Viladrau, con importantes bosques de castaños, se celebra la feria de la castaña. También encontramos allí la gente de la castaña de Viladrau, que se dedica a recoger castañas para elaborar distintos productos. Así, al mismo tiempo que hacen la labor de mantener el bosque limpio y sostenible, producen un producto de proximidad, cerrando el círculo para que nuestro entorno sea sostenible.

En la propuesta que os traigo, haremos uso de la harina de castaña y de la miel de castaña. Conseguiremos así un pan de fiesta un poco dulce, con una receta típicamente francesa.

Por: Pep Aguilar

ver proceso

COMPARTIR: